La Conservación en los Archivos de Empresa, ¡esa gran desconocida!

 

¿Son los documentos objetos imperecederos? ¿Se pueden guardan en cualquier lugar? ¿Permanecen inalterados independientemente de las condiciones ambientales en las que se encuentran? Si has contestado que sí al menos a una de las preguntas anteriores, te recomendamos que sigas leyendo este post. Si, por el contrario, has contestado que no, felicitarte por ser consciente de que los documentos también envejecen.

 

Los documentos están formados por dos elementos:

  1. Parte intelectual, que hace referencia a la información que contienen.
  2. Parte material, formada por el soporte y las tintas, es decir, los elementos físicos que lo forman.
Es esta parte material la que hace que el documento esté expuesto a transformaciones, más o menos grandes, que pueden llegar a provocar la desaparición del documento.

 

¿Qué entendemos por conservación? La conservación trata de minimizar el deterioro que el paso del tiempo produce inexorablemente en todos los objetos físicos. Para ello realiza actuaciones encaminadas a prevenir o mitigar las causas que provocan dicho deterioro. En el caso de los archivos los objetos a conservar son los documentos que alberga, tanto en formato papel como en otros formatos.  Siempre hay que tener en cuenta que la conservación de un documento no debe impedir el acceso a la información que contiene.

Sigue leyendo